Las cuerdas de aramida son fibras sintéticas y son más fuertes por peso que el acero. Debido a esta alta resistencia natural, encontrar las mordazas apropiadas para usar en un ensayo de tracción puede constituir un gran desafío. Además de deslizarse dentro de la mordaza, las cuerdas también pueden presentar un deslizamiento interno en la mandíbula, donde una fibra se desliza dejando atrás a las demás. Esta situación es más difícil de detectar y puede llevar a la rotura de la mandíbula o a resultados inexactos. Para el estudio de esta aplicación, hemos realizado un ensayo con una cuerda de aramida usando nuestras mordazas neumáticas estándar para cuerdas e hilos y hemos comparado los resultados con los obtenidos con las mordazas neumáticas para cuerdas e hilos de aramida para determinar cuál es la más exacta y apropiada.

Para este ensayo, hemos usado un bastidor de ensayo de dos columnas 5569, configurado con una célula de carga estática de 5 kN y mordazas neumáticas de 1,75 kN para cuerdas e hilos. La distancia inicial de la probeta se estableció en 250 mm. Llevamos a cabo el ensayo a una velocidad de cruceta de 250 mm/min, por ASTM D7269, y la adquisición de datos se realizó en un intervalo de 50 ms en el software Bluehill® 2. Para comprobar la existencia de deslizamientos, sujetamos cintas a modo de indicadores a los extremos de la cuerda y las supervisamos para asegurarnos de que no hubiese ningún movimiento relativo del indicador con respecto a la mordaza. Las mordazas de 1,75 kN para cuerdas e hilos fueron posteriormente reemplazadas por las mordazas neumáticas de 2 kN para cuerdas e hilos de aramida para el segundo ensayo.

Observando las diferencias en los resultados entre las mordazas comunes y aquellas para cuerdas e hilos de aramida, parece que las cuerdas sujetas con las mordazas comunes presentaron deslizamiento interno en la mandíbula. Esto significa que las fibras dentro de la mandíbula se deslizaron dejando atrás a las demás, lo cual pone en peligro la precisión de los resultados del ensayo. Cuando se produce un deslizamiento interno, la cuerda se debilita por razones obvias. Para corregir este problema, se puede usar una mayor presión de aire, aunque esto podría provocar roturas en la mandíbula, poniendo aún más en peligro la precisión de los resultados del ensayo.

Las mordazas para cuerdas e hilos de aramida no mostraron síntomas de deslizamiento interno. Debido al exclusivo acabado de la superficie de las mandíbulas, estas pueden sujetar la resistente cuerda de aramida de tal forma que se restrinja el deslizamiento interno y proporcione resultados más precisos y coherentes.

Lee mas ...